EL CASO DE LA CUBIERTA QUE NO TENÍA ROMPEOLAS

Los rompeolas no sólo son necesarios en los puertos

El agua nunca engaña. Siempre va en la dirección que le marca la ley de la gravedad. Y cuando tiene un obstáculo lateral, o rebota en él o se infiltra por él. Hasta adonde podrían llegar las olas del mar si no se hubieran inventado los rompeolas para proteger los puertos…

Ojo con las aristas de encuentro de una cubierta con los paramentos próximos

Las bandejas de las terrazas no solo tienen que poseer pendiente para que el agua fluya hacia su borde exterior sino que la arista de encuentro con el paramento lateral ha de estar protegida y correctamente impermeabilizada.

Esta arista lateral tiene que verter claramente al exterior para lo que debe poseer una pequeña gárgola volada o una lima de zinc que protega la pared lateral.

Lo que pasa por la carencia de una simple lima de zinc

Cuando las bandejas de las terrazas carecen de una lima de zinc que termine en una gárgola al final de la arista de encuentro con el paramento lateral, el agua que cae sobre la bandeja no vierte hacia el exterior que choca con el paramento lateral de ladrillo empapándolo de la manera constatada en la fotografía.

Leave a Comment

¿Alguna pregunta?

Puedes envíame tu consulta y te contestaré lo antes posible

Start typing and press Enter to search