EL CASO DEL ENJARJE ESCAQUEADO

Los enjarjes se inventaron para que las fábricas de ladrillo trabajen solidariamente

Se denomina enjarje a la traba entre dos muros de modo que los ladrillos de las hiladas pares e impares de cada uno de ellos se entrecrucen alternativamente.

Dicen las normas de la buena construcción que cuando no se puede ejecutar la totalidad de un paramento de fábrica de una sola vez, el remate lateral debe contar con elementos salientes para poder trabar los nuevos elementos que se necesiten colocar al proseguir la obra.

La ejecución a destiempo es el gran enemigo de las trabas

Cuando dos partes de un muro no se enjarjan, tal vez porque al tener distinto acabado no se realizaron al mismo tiempo, los esfuerzos derivados de la entrada en carga del edificio, producen una grieta siguiendo la línea del punto de contacto entre ambas partes del muro.

El sentido común puede llegar a ser más común en los propios muros que en los operarios que los levantaron.

Lo que pasa cuando los enjarjes se escaquean

Recuerdo que la palabra “escaqueo” la escuché por primera vez cuando hacía el servicio militar. Es más, diría que mi experiencia militar estuvo inmersa en un entorno de escaqueados profesionales y escaqueados aficionados. Los primeros eran maestros en el arte de estar siempre fuera de foco cuando se les precisaba para algo y los segundos se esforzaban para aprender dicho arte con fortuna desigual.

Escaqueos de aquellos ya no se dan, pero situaciones escaqueantes sigue habiendo. Y cuando no se ejecuta correctamente la traba de unos ladrillos, es como si se hubiera escaqueado su enjarje.

Por el bien de los edificios, espero que deje de haber enjarjes que se escaquean y sobre todo, que no se escaqueen los que tendrían que haber exigido que se realizaran correctamente.

Leave a Comment

¿Alguna pregunta?

Puedes envíame tu consulta y te contestaré lo antes posible

Start typing and press Enter to search