Cualquier edificio de los existentes en los PAUs de nuestras ciudades necesita una conservación continuada.

Todos los edificios con independencia de su antigüedad o de su tipología, requieren ser conservados. Y si los edificios no se conservan solos, la gestión de la conservación tampoco se hace sola.

Esta es la opinión de un ciudadano que tiene la suerte de que la conservación de su edificio está gestionada por un auténtico profesional.

  • Mi nombre es Carlos y tengo formación universitaria.
  • En 2006 me compré un piso en una promoción de viviendas en un polígono de nueva urbanización en la zona norte de mi ciudad.
  • Al poco de entrar a vivir, empezamos a observar que el edificio presentaba deficiencias de distinta índole como humedades en el garaje y grietas en los tabiques de las zonas comunes de algunas plantas.
  • Me ofrecí para ser vocal de la Junta de Gobierno de la Comunidad de Propietarios y tuve que asesorar a mis convecinos sobre el modo de reclamar a la constructora para que nos arreglaran todos los defectos existentes.
  • Pusimos el asunto en manos de un abogado que recomendó acompañar la demanda con un dictamen pericial. Para ello, contratamos a un arquitecto que había colaborado con el abogado en casos anteriores. Desde su primera visita al edificio, quedamos gratamente impresionados por la claridad con la que determinó las causas de las deficiencias y sobre todo la seguridad con la que enumeró todas las obras necesarias para su subsanación.
  • Todo ello lo dejó muy bien explicado en el dictamen pericial que presentamos en el juzgado contra los responsables de la construcción del edificio.
  • Al cabo de un año tuvo lugar el juicio y los argumentos eran tan claros que el juez nos dio íntegramente la razón y obligó a que nos indemnizaran por el importe de la reparación de todas las deficiencias detectadas.
  • Nadie en la comunidad objetó que volviéramos a contar con este arquitecto para supervisar todas las obras de reparación.
  • Han pasado más de cinco años desde que reparamos los desperfectos y seguimos contando con él para cualquier cuestión relacionada con la conservación del edificio. Y siempre hemos contado con su sabia opinión tanto en asuntos importantes como la mejora de la central térmica como en asuntos secundarios como la redistribución del cuarto donde se sitúa el conserje.
  • Para nosotros ha sido muy importante haberle conocido y desde entonces estamos muy satisfechos de contar con nuestro “Arquitecto de la Casa”.

Nota: El texto anterior es una recreación basada en diversos casos vividos personalmente por mí a lo largo de los años que llevo dedicado a la conservación de  edificios.

Recommended Posts

Leave a Comment

¿Alguna pregunta?

Puedes envíame tu consulta y te contestaré lo antes posible

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search