Hace unos días, una comunidad de propietarios me ha preguntado si hay alguna forma de obtener una copia de los planos de su edificio. Se trata de algo mucho más habitual de lo que pudiera parecer.

He conocido muchos casos de ciudadanos que necesitan saber determinados aspectos del edificio en que habitan. Unas veces porque quieren hacer una reforma y dudan si una pared puede formar parte de la estructura del edificio. Otras veces porque necesitan tener conocimiento de por donde discurre el trazado oculto de una instalación. O solamente por el simple hecho de tenerlos por si algún día precisaran consultar la información técnica que en ellos se expresa.

Y siempre se hacen las mismas preguntas:

  • ¿Existe algún sitio donde estén guardados los planos de mi casa?
  • ¿Puede un particular como yo, consultarlos e incluso obtener una copia de ellos?
  • ¿Qué gestiones tengo que hacer y que gastos me supone?

Lo primero que hay que decir es que los edificios no se construyen improvisando. Por tanto, todos contaron en su momento con un conjunto de documentos llamado proyecto. Es en el proyecto donde se definieron de modo gráfico (los planos) y de modo escrito (la memoria, el pliego de condiciones y el presupuesto) todos los elementos que conformarían la futura obra de edificación antes de que se iniciara su proceso de construcción.

La cuestión por tanto, es localizar dónde está hoy ese proyecto. Para ello, hay que saber que existen dos lugares en los que puede estar:

  1. El archivo del Colegio de Arquitectos que en su día visó el proyecto
  2. El archivo del Ayuntamiento que en su día otorgó la licencia de construcción

En cada uno de estos archivos se dan circunstancias que conviene aclarar.

 

Archivo del Colegio de Arquitectos

Desde finales de los años 50 del pasado siglo, los Colegios de Arquitectos tienen obligación de guardar una copia (antes en papel y ahora en formato digital) de los proyectos que presenten a visado los arquitectos colegiados en él.

Esta copia archivada en el Colegio, es propiedad del Arquitecto por lo que a él corresponde autorizar la consulta y la reproducción de los documentos que la integran.

Para ello, cada Colegio de Arquitectos tiene establecidas sus propias normas de procedimiento que pueden diferir de uno a otro. Además cada Colegio fija el coste del servicio en función del modo en que tenga organizado su archivo de documentación. Para su cuantificación se establecen dos cantidades. Una que suele ser fija por la consulta del expediente y otra variable en función de la magnitud de documentación a reproducir.

Para conocer el procedimiento basta con consultarlo al Colegio de Arquitectos donde está emplazado el edificio, que suele coincidir con la comunidad autónoma o provincia respectiva. A modo de ejemplo, a continuación aporto el modelo de impreso que tiene establecido el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid en su página web.

Conviene indicar a quien haga la solicitud que para cada edificio además del proyecto puede haber documentación complementaria que recoja las modificaciones que se hubieran producido durante la obra. Por tanto, no basta con consultar solamente el proyecto inicial, porque podría ocurrir que los datos obtenidos no se correspondan al 100% con lo realmente construido.

 

Archivo del Ayuntamiento

El archivo municipal almacena los expedientes de concesión de licencias de obra e incluyen por tanto, el conjunto de la documentación que en su momento fue aportada por los solicitantes de las mismas.

La magnitud de la documentación aportada ha ido creciendo a lo largo del tiempo. Inicialmente era un simple impreso de solicitud y posteriormente se obligó a aportar una copia del proyecto de la obra que se pretendía llevar a cabo. La fecha en que se inició este requisito varía entre unos ayuntamientos y otros. Normalmente, los municipios de mayor población son los que empezaron antes a archivar una copia de los proyectos aportados.

Como en el caso de los Colegios de Arquitectos, cada Ayuntamiento tiene su propio sistema de consulta y reproducción de los proyectos almacenados en su archivo. Por tanto, el interesado deberá dirigirse al Ayuntamiento correspondiente y allí le indicarán tanto el procedimiento para la obtención de una copia de los planos como el coste del servicio.

 

Tres observaciones muy importantes a tener en cuenta al solicitar planos de un edificio

a) Los proyectos muy antiguos no poseen planos ni de estructura ni de instalaciones

El contenido documental de los proyectos ha ido ampliándose con el paso del tiempo. La gran mayoría de los proyectos anteriores a 1950/1960 sólo contienen representación de plantas, alzados y secciones. Por tanto en ellos, no es posible encontrar datos relativos a detalles constructivos, a cálculos estructurales o indicaciones con relación al trazado y el dimensionado de las instalaciones de fontanería, saneamiento o electricidad.

b) Los proyectos existentes en los archivos municipales suelen ser a nivel de proyecto básico

Es sabido que los proyectos de construcción se pueden redactar a dos niveles: Proyecto Básico y Proyecto de Ejecución. Si quieres saber en qué se diferencian, puedes consultarlo en este post. Como la normativa indica, un proyecto básico sirve para obtener autorizaciones administrativas (por ejemplo, la Licencia de Obra) pero no sirve para construir el edificio. En muchos casos, los Ayuntamiento sólo tienen el Proyecto Básico porque con él se pidió la Licencia y carecen del Proyecto de Ejecución porque no fue requerido en su día.

c) Y por último, hay que hablar del Libro del Edificio

Desde que entró el vigor la Ley de Ordenación de la Edificación en mayo de 2000, todos los edificios en España deben poseer un Libro del Edificio en el que uno de los documentos que lo integran es “el Proyecto con la incorporación, en su caso, de las modificaciones debidamente aprobadas”.

Como denuncio en la medida nº 1 en este post, el Libro del Edificio tal y como actualmente se exige, no tiene un responsable de su contenido por lo que en muchos casos no se ajusta a lo realmente construido.

Si se arbitrara un medio por el cual se garantizara que el Libro del Edificio se ajustara al edificio real con incorporación de todos los cambios realizados durante la ejecución y las reformas posteriores que se hayan acometido, cualquier usuario que quisiera consultar los planos de su casa, lo tendría muy fácil. Bastaría con abrir su Libro del Edificio y allí estarán completos y actualizados. Pero de momento con la normativa actual, corre el riesgo de encontrarlos incompletos y anticuados.

Recommended Posts

Leave a Comment

¿Alguna pregunta?

Puedes envíame tu consulta y te contestaré lo antes posible

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search