In DIVULGACIÓN, en Podcast

Si cuando compro un coche me dan dos cuadernillos (uno para saber para qué sirve cada cosa y otro para hacer el mantenimiento), ¿por qué al comprar una casa no hacen lo mismo?

Esta pregunta se la podrían hacer muchos ciudadanos y estoy seguro que pensarán que en los edificios, tales documentos no existen.

Hay que decirles que para cumplir esa función, existe algo que se llama “libro del edificio” que es obligatorio en todos los edificios con licencia de obra posterior a mayo de 2000.

Este es el tema sobre el que hablo esta semana en la sección “El técnico de cabecera” del programa de radio “Construcción para todos” que dirige Aurelio López Morales.

Para concienciar sobre la importancia del libro del edificio, comenzamos diciendo ¿qué es? y ¿desde cuándo es obligatorio? para continuar explicando del modo más claro posible todos los documentos que forman parte de su contenido.

Puedes escuchar el audio haciendo clic en REPRODUCIR:

Pero el libro del edificio es hoy un gran desconocido por los ciudadanos y por diversos motivos no cumple su función y está condenado a quedar olvidado en el fondo de un cajón.

Como Perito, he tenido que solicitar muchas veces la consulta del libro del edificio de los inmuebles que perito. Y tengo que denunciar que no he encontrado nunca un libro del edificio que reflejara al 100% lo realmente construido en cuanto a distribución o acabados o instalaciones. Eso sí, todos parecían competir a ver qué libro era más grueso o cuál incluía más papeles.

Si a mí como arquitecto me resulta complicado encontrar el dato que busco, que podemos decir de cualquier usuario de ese edificio que se aventure a conocer cómo es o cómo hay que mantenerlo.

Me gustaría conocer vuestros comentarios (de técnicos y de no técnicos) sobre todo esto que ocurre con el Libro del Edificio:

  • ¿Por qué nadie comprueba que su contenido se ajusta a la realidad del edificio construido, no del proyectado?
  • ¿Por qué nadie controla lo que se quita o se añade a él, si siempre está formado por una o varias carpetas con anillas que se abren y se cierran?

y sobre todo, si han inventado el libro del edificio,

  • ¿Por qué no inventan en paralelo la figura del Técnico Conservador del Edificio para que lo custodie y se encargue de cumplir lo que en él se prescribe?

 

Enlace para escuchar todos los podcasts de mis intervenciones radiofónicas y si quieres suscribirte, hazlo aquí.

Luis Jurado
Arquitecto especializado en divulgación sobre edificios en Jornadas, Cursos y Medios de comunicación
Recommended Posts

Leave a Comment

¿Alguna pregunta?

Puedes envíame tu consulta y te contestaré lo antes posible

Not readable? Change text.

Start typing and press Enter to search