In DIVULGACIÓN, en Vídeo

La tercera cuestión plantea el gran problema de los técnicos inspectores. Este problema es la responsabilidad. No basta con hacer bien el trabajo sino que hay que también poder demostrar que lo expresado en el acta de inspección se corresponde con el verdadero estado del edificio en la fecha que fue inspeccionado. Y no se trata de hacer las inspecciones acompañado de un notario que acredite el estado de los elementos constructivos a medida que el técnico los va inspeccionando…

Con respecto a la responsabilidad, los técnicos se encuentran en una situación muy incómoda debido a que aun no hay jurisprudencia relativa a la ITE. Cuando hablen los jueces, y tras los dos derrumbes de Madrid sin duda lo harán, sabremos si los técnicos tienen que poner más celo profesional al hacer las inspecciones o se verán obligados a contar obligatóriamente con datos derivados de medios complementarios de diagnóstico.

Mientras tanto, es el propio técnico el que debe velar por salvar su responsabilidad.

Esquema del contenido del vídeo:

  • Los servicios de asesoramiento de los Colegios profesionales reconocen las dudas de los técnicos sobre la responsabilidad que asumen como inspectores.
  • No hay jurisprudencia que determine cuales deben ser las buenas prácticas con relación a la ITE.
  • Por ello, los técnicos desconocen las cautelas que deben tomar al inspeccionar un edificio.
  • Lo que es evidente es que no nos podemos retrotraer en el tiempo.
  • Por ello, es difícil demostrar lo que realmente se vio y en qué estado se vio.
  • Igual que demostrar que lo ahora está mal y no se reflejó en el acta, es porque estaba bien cuando se hizo la inspección en lugar de sospechar que el técnico no lo inspeccionó.
  • En el documento, sólo nos piden indicar lo que está mal, por lo que se podría deducir que todo lo demás está bien debido a que no se menciona.
  • La recomendación es dejar prueba visual de lo que se ha visto realmente y de cómo estaba cuando se vio.
  • Para ello es muy importante hacer un vídeo o un reportaje fotográfico amplio, recogiendo todas las zonas inspeccionadas del edificio.
  • Ese vídeo o reportaje fotográfico lo que debe recoger sobre todo, es lo que está bien al inspeccionar, porque lo que está mal ya va descrito en el propio acta de inspección.
  • Esta prueba visual algunos ayuntamientos aceptan unirla al acta de inspección como documentación complementaria.
  • En los municipios donde esto no es posible, deben ser las asesorías jurídicas de los Colegios profesionales las que indiquen el modo de dejar prueba fehaciente de la existencia de esta prueba visual.

Luis Jurado
Arquitecto especializado en divulgación sobre edificios en Jornadas, Cursos y Medios de comunicación
Recommended Posts
Comments
  • Agustin
    Responder

    Completamente didactico para los arquitectos que quieran especializarse en la Inspeccion Tecnica de Edificios.
    Gracias, maestro.

Leave a Comment

¿Alguna pregunta?

Puedes envíame tu consulta y te contestaré lo antes posible

Not readable? Change text.

Start typing and press Enter to search