In LAS CONSULTAS

Me consulta un arquitecto que reside en un edificio que tiene que realizar la ITE próximamente. Han hablado con él varios miembros de la Comunidad de Propietarios y mientras unos estan dispuestos a encargarle la inspección, otros entienden que puede haber problemas con el Ayuntamiento cuando presenten el Acta de Inspección en el Registro Municipal.

“Los que se oponen a que yo haga la ITE, dicen que como yo soy “juez y parte”, el Ayuntamiento no va a aceptar la ITE firmada por mi, por carecer de la necesaria independencia”.

> ¿Puedo realizar la ITE del edificio donde vivo?

> ¿Por qué se duda de mi profesionalidad, pensando que voy a anteponer mi condición de propietario a mi condición de arquitecto?

Mi respuesta es:

De las ordenanzas sobre la ITE que conozco, ninguna establece incompatibilidades de algún tipo por existir una vinculación directa o indirecta con el edificio a inspeccionar.

Al contrario, cabe pensar que el conocimiento directo del edificio por ser usuario habitual de él, es una circunstancia positiva para dictaminar sobre su estado de conservación. Sobre los antecedentes de las lesiones existentes, tendrá muchos más datos quien las ha visto evolucionar día a día que quien sólo conoce lo que otros le cuentan.

Pensar que un arquitecto o aparejador antepone sus intereses como propietario a sus intereses profesionales, es inadmisible. Los que así piensan, no se dan cuenta de que al pie de los impresos de inspección hay una firma con un nombre, unos apellidos y un número de colegiado. Y el profesional que pone la firma, asume el contenido del documento y sus conclusiones.

Para mí, la doble condición de propietario e inspector, no sólo no es rechazable, sino que es positiva para la finalidad que persigue la inspección técnica de edificios. La información acumulada en el subconsciente de alguien, que además de usuario del edificio es técnico en la materia, redunda en un diagnóstico acertado y además, si el dictamen fuera desfavorable, la enumeración de las obras de subsanación se ajustará más a lo que realmente necesita el edificio para quedar en correcto estado de conservación.

Aclarada la incompatibilidad, el único requisito imprescindible es que la Comunidad de Propietarios acuerde libremente contratar con el técnico-vecino frente a otros posibles técnicos candidatos a realizar la inspección.

El caso descrito es extrapolable a la ITE de una vivienda unifamiliar cuyo propietario es el propio técnico que la inspecciona o a la ITE del edificio donde reside cualquier familiar o amigo.

Luis Jurado
Arquitecto especializado en divulgación sobre edificios en Jornadas, Cursos y Medios de comunicación
Recommended Posts
Showing 3 comments
  • Fátima
    Responder

    Interesante cuestión. Tristemente, las susceptibilidades y la polémica también llegan al tema de los honorarios: “Ya que eres vecino, nos la harás gratis (o casi gratis)”, o se dan aquellos casos en que el administrador se interpone diciendo que él la puede conseguir por la mitad de la mitad y luego ves trabajos hechos negligentemente, deprisa y a desgana por rentabilizar 50 o 100 euros de honorarios.
    🙁

    • Luis Jurado
      Responder

      Tienes mucha razón. Pero así estan las cosas, mientras no enseñemos a los ciudadanos a valorar el trabajo y la responsabilidad de los profesionales, seguirán pensando que es un mero trámite municipal.

      • Fátima
        Responder

        Muy buena idea la de enseñar a distinguir entre trabajo y trámite municipal. ¡Me la apunto!

Leave a Comment

¿Alguna pregunta?

Puedes envíame tu consulta y te contestaré lo antes posible

Not readable? Change text.

Start typing and press Enter to search