In MI OPINIÓN

Siempre que alguien me muestra una grieta y dice que tiene una “patología“, miro hacia la grieta y espero que de sus profundidades, salga un tomo de “Patología de la Construcción“.

Hoy planteo un tema que forma parte de una guerra que sé que tengo perdida de antemano.

Patología es una palabra formada por los vocablos griegos: pathos=enfermedad y logos=tratado. Por tanto, Patología es el nombre de la ciencia que estudia las enfermedades. Cuando se trata de enfermedades humanas, nos referimos a la ciencia conocida como Patología Médica y cuando se trata de “enfermedades” de los edificios, nos referimos a la ciencia conocida como Patología de la Construcción.

Si empleamos mal la palabra, podemos caer en el retruécano absurdo de pensar que la Patología (con mayúscula) es la ciencia que estudia las patologías (con minúscula).

Por tanto, para los que sean sensibles al uso del idioma, que tal si dejamos a la Patología en paz y a partir de ahora, para denominarlas “enfermedades” de los edificios, empleamos otros vocablos como:

> Lesiones constructivas

> Deficiencias constructivas

> Defectos constructivos

> Vicios constructivos

> Daños constructivos

> Desperfectos constructivos

> Deterioros constructivos

Incluso, ya puestos a copiar terminología sanitaria, decir enfermedades constructivas sería más apropiado que decir “patologías”.

Y si no hay que ser fino para todo. A partir de ahora, cuando paseáis al perro, decid que paseáis una zoología; cuando utilizáis la calculadora, decid que estáis calculando aritméticas y cuando salgáis de viaje, decid que estáis visitando geografías

Luis Jurado
Arquitecto especializado en divulgación sobre edificios en Jornadas, Cursos y Medios de comunicación
Recommended Posts

Leave a Comment

¿Alguna pregunta?

Puedes envíame tu consulta y te contestaré lo antes posible

Not readable? Change text.

Start typing and press Enter to search